Los pelos de la Mula y los fraudes de AMLO

Crónica de un berrinche anunciado

Nota publicada el 8 de julio de 2012
por Elizabeth Vargas

Me tocó conocer a López Obrador en 1994, en su primera gira nacional de denuncia en contra del PRI, del que años antes había sido Dirigente en su estado natal. Llegó a Ensenada donde su partido el PRD citó a una conferencia de prensa en el Restaurante el Charro, donde por mas de una hora se dedicó a criticar a Roberto Madrazo Pintado quien le había ganado la gubernatura meses antes por “un fraude electoral” el argumento entonces era el exceso de recursos que presuntamente había gastado Madrazo en la campaña.

Era raro, demasiado raro que un candidato de Tabasco hiciera grilla en Baja California, era inusual su acento, las verdades absolutas que planteaba, y el hecho que llevaba consigo una extraña corte de aplaudidores en una marcha nacional de denuncia. Por una gubernatura a más de 4 mil kilómetros de distancia.

La segunda ocasión que lo hice en el mundo fue cuando se convirtió en dirigente de PRD por encima de uno de los personajes que mas he admirado el Ingeniero Heberto Castillo uno de los grandes políticos de la auténtica izquierda mexicana. La izquierda legítima diría el PEJE.

Luego con el rollo de la famosa conferencia mañanera, al igual que muchos mexicanos, me parecía graciosa, junto con la forma de manipular a los reporteros al citarlos a las 6 de la mañana y que estos no se hubieran defendido, en Ensenada jamás lo hubieran cubierto.

Luego la fama cobrada por el segundo piso, el asunto del desafuero, los billetes de Bejarano y una tras otra la presencia en medios donde se fortaleció como un personaje de claroscuros, ambivalencias, dicotomías o dicho en idioma cristiano, bipolaridad política pero con verdades absolutas que envidiaría cualquier dictador.

En la elección del 2006, las acusaciones de fraude, su marcha de denuncia a lo largo del país, la presidencia legítima, el plantón de Reforma y luego Juanito obligaban a los mexicanos a reflexionar, no en una cuestión política, sino en una psiquiátrica pero aun así con todo y su MESIATO volvió a ser candidato y perdió.

Pero López Obrador ya esta viejo y cansado, mantener el mismo discurso lo ha desgastado ante México y ante el mundo. El gigantesco fraude anunciado y presumido sigue en una mera especulación en tanto no se pruebe. Contar mentiras y generar rumores no vuelven una mentira verdad ni con todas las redes sociales. Ni con todos sus fanáticos.

Simplemente López Obrador perdió.

P.D. En la democracia se gana y se pierde, pero en la democracia de AMLO, solamente se puede ganar, si no, no es democracia.

P.D. A Propósito, ya habrá felicitado a Mancera. El es del PRD y si ganó. O Solo en el DF no hubo fraude en la elección de Jefe de Gobierno.

Comparte en tus redes sociales favoritas: Bookmark and Share

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2020. Se permite la reproducción de la nota citando la fuente

 
Escríbenos: contacto@tdm.ensenada.net
|
Teléfono Ensenada.Net: 01 (646) 177 8964
| Ensenada.net es presentado por : TDM