Los pelos de la Mula, Su teléfono por favor

Que conste: El Gobernador dijo que no lo demos

Nota publicada el 30 de abril de 2011
por Elizabeth Vargas

En los últimos años la experiencia nacional nos ha revelado que dar números telefónicos, datos personales de cualquier tipo, dirección y hasta correos electrónicos, por no hablar de información sobre nuestros hijos o familiares cercanos es peligroso.

Porque, sencillo, extorsión telefónica es la primera que se me viene a la cabeza, seguida de secuestro, de privación ilegal de la libertad, de amenazas, pasando por tarjetas clonadas, identidades falsas etcétera etcétera, etcétera.

El pasado fin de semana, el ejército en los retenes ubicados al sur de Ensenada les pidieron a los viajantes no solo de donde vienes y a donde vas, en donde la respuesta correcta debía ser “a usted que le importa”.

Pero si usted se atreviera a hacerlo, simplemente se lo friegan. Lo hacen que se baje de su vehículo, lo revisan, lo desmantelan y posiblemente hasta le cuelguen algún globito para que lo puedan procesar o por lo menos, molestar en la PGR.

Es por eso que todos contestamos en los retenes, vengo de allá y voy para mas allá.

Pero la semana anterior la pregunta era ¿Cuál es su tipo de sangre? Serán estos tipos verdes parientes de drácula, y quieren ver si su sangre es lo suficientemente sabrosa.

Les importará realmente cual es su tipo de sangre o están practicando para lo que podría ser uno de los escenarios mas peligrosos para una democracia.

La oficialización del Ejército como fuerza por encima de las autoridades civiles con atribuciones para fiscalizar el libre paso por el territorio nacional, con las reformas constitucionales que eliminarán de facto el artículo 11 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

No lo conoce ahí le va para que sepa lo que le van a quitar de forma oficial con la Ley de Seguridad Nacional.

Articulo 11. Todo hombre tiene derecho para entrar en la republica, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvo-conducto u otros requisitos semejantes. El ejercicio de este derecho estará subordinado a las facultades de la autoridad judicial, en los casos de responsabilidad criminal o civil, y a las de la autoridad administrativa, por lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración, inmigración y salubridad general de la republica, o sobre extranjeros perniciosos residentes en el país.

(modificado por la reimpresión de la Constitución, publicada en el diario oficial de la federación el 6 de octubre de 1986)

Lo mas grave es que en la grillas de Diputados y Senadores que diariamente nos atiborran con posicionamientos y comunicados insulsos, aun no hay uno solo que le haya explicado a sus representados en lo que nos van a meter de aprobarse dicha ley que tienen amarrada a medias Panistas y Priístas.

¿La han leído?, ¿ Les importa?, ¿conocen la historia de Francisco Franco, de Pinochet, de Hugo Chavez? Es simple. Si le abres la puerta al Ejército en el plano civil, más tarde o mas temprano te arrepentirás.

Bien que mal los mexicanos aun tenemos libertad, acotada por muy particularmente por el crimen organizado, que logró llegar a donde esta gracias al apoyo invaluable de la Procuraduría General de la República y el Poder Judicial de la Federación.

Porque, simple, porque no hicieron lo que les correspondía por ley que era, meter a los delincuentes a la cárcel y en muchos casos la mayoría en lugar de eso, les bajaron una lana y los soltaron, o les cobraron piso, una figura que luego adoptaron los mismos narcos para operar.

A la PGR es a quien le debieron pedir cuentas, a sus policías y a sus agentes del Ministerio Público y a los Jueces de Distrito, a quienes nadie les ha exigido cuentas, pese a que son más culpables que nadie, de lo que México vive por culpa del Narcotráfico.

Al Ejército lo metieron en el combate, para paliar la ineficiencia de los otros y ahora, no solo lo quieren mantener en él, sino darle mas atribuciones, lo que nos podría generar un escenario peor del que ya tenemos.

El Ejército es una institución valiosa, tiene mas gente buena que mala, pero la tienen haciendo funciones que no le tocan, porque no los prepararon para eso. Ni son investigadores ni son policías, ni están entrenados para utilizar el criterio, solo obedecen órdenes.

Las decisiones que tomen los legisladores en este asunto, es algo que impactará muy seriamente a México y no, no es asunto de grillas o de partidos, es en realidad un asunto de Seguridad Nacional y la Nación Mexicana, somos todos nosotros.

Afortunadamente el jueves la Ley fue pospuesta, con suerte para el país, mientras se van del Senado los que la están promoviendo y del Gobierno los que pretenden que se ejecute.

P.D. Por cierto, el Gobernador no me respondió que cara debemos de poner cuando le digamos a un soldado en el retén, que no le daremos el teléfono cuando el trae un rifle y nosotros miedo.

P.D. Ya se: “Dijo el Gobernador que no te demos nuestro teléfono ni que tipo de sangre tenemos”. ¿Qué tal?

Comparte en tus redes sociales favoritas: Bookmark and Share

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2020. Se permite la reproducción de la nota citando la fuente

 
Escríbenos: contacto@tdm.ensenada.net
|
Teléfono Ensenada.Net: 01 (646) 177 8964
| Ensenada.net es presentado por : TDM